En pleno siglo XXI el número de accidentes de tráfico aumenta exponencialmente y es importante conocer qué actuaciones debemos llevar a cabo si nos vemos implicados en uno. El protocolo de primeros auxilios PAS implica tres sencillas acciones con las que pondremos a salvo nuestras vidas y las de los accidentados en caso de colisión. Pero…¿Sabemos en qué consiste el PAS? Sigue leyendo y te daremos las pautas claves a seguir sin temor a la pérdida de vidas humanas.

(P)roteger para salvar vidas

Si existe algo realmente importante cuando presenciamos o somos parte implicada en un accidente es proteger a los heridos, protegernos a nosotros mismos y al propio lugar del accidente. Bajar de nuestro vehículos con el chaleco reflectante colocado para ser visibles en medio de la calzada ya sea de día o de noche, alejarnos del vehículo accidentado si éste está en llamas, salir de la calzada cuando nos sea posible para llamar a emergencias si no existen heridos…son algunas de las prácticas de autoprotección más indicadas para poder salvar nuestra vida y las de los posibles heridos.

Además, otro aspecto importante de esta pauta de actuación es proteger el lugar del accidente colocando los triángulos reflectantes para que el coche sea visible a más de 50 metros y no se produzca un accidente en cadena. Además, debemos tener en cuenta que si encendemos las luces de emergencia daremos relevancia al vehículo, por lo que será fácilmente reconocible y podremos pedir más ayuda si cabe.

Tras habernos autoprotegido y haber señalizado el lugar del accidente, debemos observar el estado de los heridos, si hubiese. En caso de que el herido esté dentro del habitáculo del automóvil, no deberemos moverlo hasta que los sanitarios correspondientes se dispongan a ello. En estos casos, es preferible que nos mantengamos junto al herido ofreciéndole tranquilidad y ánimos, por lo que nuestra calma será su calma.

(A)visar a emergencias, vital en el protocolo de emergencias PAS

El siguiente paso del protocolo de asistencia en caso de accidentes es alertar a las autoridades sanitarias, en el caso de España a través del teléfono 112, y a las autoridades competentes de Tráfico, Guardia Civil y/o Policía. Esta actuación ha de ser rápida y clara, dando toda la información necesaria en relación al número de heridos, la localización del accidente y la ubicación y posición del vehículo en la carretera (punto bastante importante para poder localizar de manera rápida la mejor manera de acceder a socorrer a los accidentados). En esta acción, cuanta más rápido y más información podamos aportar a los servicios de emergencias, mejor, pues el tiempo puede ser un aliado o ir en nuestra contra a la hora de salvar a los accidentados.

(S)ocorrer: porque salvar una vida depende de tí

Actualmente y según el protocolo establecido por la DGT y los servicios sanitarios, no debemos sacar a los heridos del vehículo ya que podría implicar la fractura de alguna vertebra o hueso que pueda generar traumatismos posteriores más graves. Asimismo, en el caso de que el accidentado sea un motorista no debemos quitarle el casco, pues puede suceder lo mismo que en el caso anterior. Por otro lado, debemos tener en cuenta que, aunque lo pidan, no debemos darle alimentos ni bebidas bajo ninguna circunstancia ya que puede alterar su organismo o crear otras hemorragias internas.

Socorrer a un herido en un accidente implicará tranquilizarlo y quedarse con él/ella hasta la llegada de los servicios médicos o, si se conocen y reconoce que la víctima está en parada cardiorrespiratoria, realizar la reanimación cardiopulmonar de forma adecuada hasta la llegada de los mismos.

Todas estas pautas son básicas para que los heridos de un accidente no se convirtieran en un número más de la trágica lista de fallecidos de nuestras carreteras, por lo que desde Autoescuela Mr. Dumi os animamos a seguirlas, a informaros y a acudir a nuestra Autoescuela en caso de que tengáis cualquier duda sobre las mismas, porque reconocer la gravedad de un accidente y aplicar el protocolo de actuación en caso de accidentes PAS puede salvar muchas vidas.